Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Los Toldos y la Lluvia

Publicado: 18 de Diciembre de 2019

Muchas personas da a su toldo un uso todo-terreno, es decir lo usa para proteger su espacio contra todas las inclemencias del tiempo, moderadas o incluso a veces severas.
Hoy en día el toldo se usa tanto para guardarse de la lluvia, viento, etc. como para protegerse del sol y ese es un punto muy importante a tener en cuenta.
En el momento de comprar un toldo o de proteger un espacio, hemos de tener muy claro para que sirve un toldo. Un toldo principalmente protege del sol y es, en esta función, dónde destaca de forma excelente. Existen algunos modelos capaces de resistir lluvias y vientos moderados pero no son más que el forzado de la función natural del toldo.
El toldo está pensado para dar sombra y refrescar, imitando el máximo posible a la sensación natural de estar debajo de un árbol.
Si después de todo esto aún quieres un toldo todo-terreno hay que tener en cuenta los siguientes puntos:
- Las mejores lonas para el agua son las de PVC por su impermeabilidad y alta velocidad de secado. Estos tejidos a mi gusto no le dan al toldo la misma elegancia que la lona.
- Las modernas lonas acrílicas resistirán mejor el agua que las antiguas lonas de algodón que acaban pudriéndose, pero acusaran un deterioro precoz y su estética empeorará rápidamente. Estas lonas no secan rápido y aunque tienen tratamientos anti hongos y salitre, con el tiempo las costuras cederán.
- Existen lonas Acrílicas Satinadas que por un lado dejan "patinar" el agua y por el otro guardan la apariencia normal del toldo.
- Cuanto mas estructura rígida mejor. La presión del trabajo bajo el viento nos viene dada por la superficie de la lona, cuanto más volumen de estructura tengamos debajo de esta vela más robusto será nuestro toldo. Toldos corredederos en su gama Técnica y normal son los más indicados en estos casos (siempre recordando que el toldo fue inicialmente concebido para proteger del sol)
- Muchas veces el hecho de tener a nuestro toldo bajo la lluvia se debe, simplemente, a que nos lo hemos olvidado desplegado. Una buena solución a estos frecuentes y típicos descuidos es la instalación de sensores y automatismos que harán por nosotros el trabajo de recoger el toldo cuando las condiciones meteorológicas así lo requieran. Las ventajas en estética y durabilidad que estos mecanismos ofrecen, pagan con creces su coste inicial.







haz clic para copiar mailmail copiado