Publicado: 20 de Marzo de 2018

Un toldo es un sistema funcional, práctico y fácil de cuidar. Sin embargo, para asegurar su durabilidad, deben tenerse en cuenta algunos aspectos de mantenimiento y limpieza.

 Mantenimiento

  • Si el toldo no dispone de un sistema de recogida automatizado, deberás recoger el toldo en caso de lluvia, fuerte viento, nieve o pedrisco.
  • Verifica que ningún obstáculo impide las maniobras de apertura o cierre. ¡No fuerces nunca el toldo!
  • Realiza una revisión periódica. Ponte en contacto con tu Instalador Especialista y solicita una revisión y puesta a punto del toldo.

  Limpieza

  • Aspira regularmente los mecanismos y la lona para evitar acumulaciones de polvo en el toldo.
  • En caso de precisar una limpieza más profunda, limpia los mecanismos y la lona con un trapo humedecido con agua clara y un poco de jabón neutro (evita productos químicos y abrasivos).
  • Sigue siempre las recomendaciones del fabricante y los consejos de tu Instalador Especialista en toldos.
Consejos que ayudan a alargar la vida de la lona de un toldo

- No enrollar el toldo estando mojado a menos que sea imprescindible y en este caso asegúrese de desenrollarlo más tarde para que se airee y seque.

- Hay que quitar lo antes posible las hojas caídas y los excrementos de los insectos y pájaros.

- Elimine la suciedad utilizando un cepillo de cerdas suaves cuidando de no dañar la lona del toldo, se debe evitar frotar el tejido con demasiada fuerza.

- No se debe usar jabones ni productos de limpieza que no sean neutros, los jabones sin estas características son demasiado agresivos y podrían desprender y dañar el tejido o su recubrimiento.

- Los cepillos, esponjas, y trapos que se usen para limpiar deben ser suaves y no deben tener ninguna superficie dura ni rasposa.